Hola 2020, Adios 2019

Ha sido un término de año diferente… Estos últimos meses han sido intensos, agotadores, distintos… He llorado lo que nunca antes había hecho, me he culpado, me he criticado… Me he desilusionado del mundo buscando respuesta de muchas cosas, que no tienen explicación. Han sido meses en que muchas veces no he tenido ganas de levantarme de mi cama, no he tenido ánimo para hacer muchas cosas. Dejé de creer en muchas cosas y personas… Han sido meses en que de verdad lo he pasado mal, en que sentía que mi vida era tan diferente a lo que yo esperaba o estaba buscando… Se fue mucha gente de mi vida y a la vez también saqué a mucha gente tóxica…
Sin duda ha sido un segundo semestre muy complejo, nuevas rutinas, nuevas responsabilidad, preguntas sin respuestas, tristezas, decepciones, incertidumbres, etc.

Pero agradezco todo esto…
Nunca pensé que era tan fuerte a pesar de que muchas veces me sentí la mujer más débil. Nunca pensé que cada lagrima que derramé se convertiría en un impulso para no decaer.
Mis insomnios se convirtieron en esos momentos en que valoraba todo lo bueno del día.
Mis días agotadores son el reflejo de muchas cosas que hago a diario por mi familia y por mí.
Mis tristezas e incertidumbres se convirtieron en ganas de derribar muchos mitos entorno a mil cosas injustas que suceden.
Volver a creer en algo y tener fe me devolvierob las ganas de sentirme segura en lo que estoy haciendo.
Desilucionarme de la gente ayudó a valorar y ser mejor amiga de mis amigos, más preocupada de ellos y agradecer a los que tengo.
Sentirme literalmente devastada y en el suelo hizo valorar aún más a mi familia, quienes a diario están ahí dándome ese shock de energía cuando yo lo pierdo.
No comprender las cosas de la vida, me ha hecho valorar lo que tengo. Un día tienes todo y al otro lo pierdes. Un día tienes sueños y al otro lo concretas o lo eliminas. Un día te proyectas en algo, pero la vida te cambia los planes y debes reaccionar para no quedarte atrapado.
Mis días tristes han sido los días en que más he llorado, pero he aprendido que llorar es sanador, te renueva y te repone. Que no necesariamente te hace débil, sino que te enseña que eres una persona con mil sentimientos y que debes expulsar para renovarlos.

Sin duda este año 2019 no lo olvidaré nunca…
Sin duda este año quedará marcado en mi cabeza y corazón.
Sin duda ha sido el año más complejo que he vivido.
Sin duda ha sido el año más triste que he tenido.
Sin duda ha sido el año con más gente a mi lado.
Sin duda ha sido el año con más cambios.

Pero a pesar de todo esto, gracias 2019 por hacerme cambiar.
Gracias por comenzar este año siendo una mujer y terminar siendo otra más fuerte.
Gracias año por remecer mi vida y mostrarme lo valioso de la misma.
Gracias año porque a pesar de sacarme de mi zona de confort, he sabido salir adelante.
Gracias año por enseñarme a golpes que la vida tiene tantos matices, pero que en cada uno de ellos hay cosas que nos hacen felices.
Gracias año por enseñarme que la vida no es perfecta, y que dentro de su imperfección igual podemos encontrar cosas que nos hacen reír y ser felices.
Gracias año por enseñarme que lo material no sirve de nada si no estás bien.
Gracias año por ayudarme a crecer..
Gracias por ayudarme a re encontrarme conmigo misma, amarme y valorarme.
Y por sobre todo gracias año por mostrarme que a pesar de las dificultades, siempre siempre siempre uno puede sonreír y ser feliz.

Solo quiero agradecer a cada una de las personas que de una u otra forma han sido parte de este año y en particular de este segundo semestre, en que me han prestado su hombro para llorar, en que me han regalado momentos y tiempo. En que me han leído, me han hecho reír y se han transformado en las personas más valiosas que tengo.
Gracias a cada uno por haber contribuido a que hoy sea otra Fabi…. 😘

Te recibo 2020 con una actitud diferente.
Soy más fuerte.
Soy más humana.
Soy más agradecida.
Soy más amorosa y amable conmigo misma.

Y por sobre todo, soy más feliz. Sí, a pesar de todo lo que he vivido este año y de todo lo que llorado soy más feliz. Aprendí que a pesar de todo lo malo, siempre llega lo bueno. Aprendí a mirar y valorar lo que muchas veces no veía. Aprendí que el solo hecho de despertarme es motivo para ser feliz. Aprendí que lo más importante en la vida es tener una familia y yo tengo la mejor. Aprendí que los amigos se convierten en tu familia y no los quieres perder.
Y por sobre todo, aprendí que ser mamá de dos niñitas es lo mejor que pudo haberme pasado en la vida ♥️

Gracias 2019 por dejarme las mejores enseñanzas de la vida.
Y acá estoy esperando el 2020 que estoy segura que me traerá mil cosas buenas, porque estoy preparada para afrontar todo lo malo. Porque aprendí que a pesar de las dificultades, siempre la actitud es lo que marca la diferencia. A mal tiempo buena cara…

Bienvenido 2020…acá te espero con muchos sueños y desafíos, acompañada de mi hermosa familia y de mis dos niñitas que se convirtieron en el motor de mi vida

Volver al inicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *