Día Internacional del Síndrome de Down

Nunca imaginé que iba a celebrar esta fecha. Pero acá estoy, escribiendo entorno a ti mi amada Amandita, y cómo no, si a tus cortos 7 meses nos ha enseñado cosas del Síndrome de Down que jamás pensamos.

  • El Síndrome de Down (SD) no es una enfermedad, es una condición genética. Se nace con ello y no se cura.
  • El SD no es contagioso.  Sólo nos contagiamos de alegría con la sonrisa que nos regala a diario.
  • Las personas con SD tienen rasgos característicos y el de Amandita sin duda son esos ojos luminosos que nos entregan paz en cada momento.
  • Las personas con SD pueden tener más complicaciones de salud, pero tiene una lucha impresionante que los hace salir adelante ante cualquier cosa. Mi niña nos ha demostrado que es una luchadora.
  • El SD nos regala nuevos amigos que jamás hubiese conocido si no fuese por mi hija.
  • El SD nos hace cuestionarnos sobre qué es lo importante. Durante estos 7 meses mis prioridades han cambiado sin duda, ya no importan las pequeñeces. Ahora importa que podamos disfrutar de lo que sucede hoy y no en el mañana, aunque cueste muchas veces.
  • El SD nos ha hecho unirnos más. Desde la llegada de Amanda nuestra familia está más junta. Nuestros amigos están más pendientes. Todos quieren ser parte de su vida, porque con ella derribamos muchos mitos.
  • El SD nos dice que todo se puede a pesar de que cueste. Sin duda la llegada de un hij@ con esta condición genética cambia la vida en 180°. No voy a negar que no ha sido difícil, porque sí lo ha sido. Pero Amanda nos enseña que puede lograr todo lo que nos propongamos, con esfuerzo, pero se puede.
  • Los logros de una persona con SD son los mayores trofeos. A pesar de que recién son 7 meses, Amandita nos ha regalado los mejores trofeos. Mis miedos y aprensiones de cómo y cuándo lograría cosas, me tenían muy nerviosa, pero ella, a su ritmo, ha conseguido lo que cualquier bebé a su edad puede hacer, y eso, es gracias a que es una niña feliz.
  • Y por último, mi niña nos enseña que el SD nos da sorpresas, de esas que llenan tu corazón de explosión, de esas que hacen uno saque lo mejor de sí para seguir adelante. Y por, sobre todo, de esas sorpresas que hacen sentir que el SD no tiene nada de malo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *