La Noticia

Cecilia Paillalef Molina, mamá de Isidora, 11 meses.

Cecilia, Isidora y Sebastián.

“En el transcurso de mi embarazo todo indicaba que mi pequeña Isi venía sanita, incluso me hice la eco Doppler de las 12-14 semanas y salió normal. El doctor nos dijo, “veremos la translucencia nucal para ver si tú bebé presenta algún síndrome”. Me nombró unos números, pero todo salió dentro del rango normal.

En la semana 34 me hice una ecografía de rutina. Ahí el doctor revisa muchas veces el corazón de mi bebé, me dice que tiene un “pequeño hoyito”. Estaba pequeña para la edad gestacional, problemas con el cordón umbilical y hueso nasal hipoplásico. Me dice, “tienes que ir a tu hospital de urgencias”, fui y me dicen que tengo que ir a repetir la eco. Recuerdo que fue un viernes y el día domingo me tenía que hospitalizar. Ahí estuve dos semanas y media, me hacían ecogafías para ver si mi hija crecía o no, me hicieron amniosintesis y salió no concluyente. La repitieron y salió lo mismo.

Nació mi bebé de urgencia, por cesárea a las 36+6 semanas, pequeña, pesó 1.780 kg. Y midió 44.5 cm. Me decían que tenía que someterse a una cirugía al corazón, pero esperarían a qué subiera de peso. Estuvo dos semanas aprox. hospitalizada, ahí le hicieron el cariograma, no quedaban claros con el resultado, lo repitieron. Al momento del alta la doctora me dice a un metro y medio más o menos “ah salió positivo el cariograma” y se fue. Y yo ahí quedé sin hacer nada, miré a mi bebé y dije “ya vamos a casa”, después le conté a su papá, Sebastián, quien lo tomo de buena manera y aquí estamos muy felices con mi bebé a un mes de cumplir su primer añito de vida”.

Paz Ávila, mamá de Alonso, 9 meses.

“Nosotros no nos podemos quejar. Creo que llegamos a las manos del médico indicado. Fue con diagnóstico prenatal, Alonso estaba con líquido en la guata, en los pulmones y alrededor del corazón. Nos derivaron a un médico perinatal, Dr. Hernán Muñoz en CLC, un encanto, yo creo que se dio cuenta, pero prefirió esperar el resultado del cariograma. Tuvo un mes para prepararnos y fue muy delicado y contenedor, me acuerdo y me emociono. Fue igual difícil de asimilar, pero me dijo, “tú hijo va a hacer todo lo que tú puedas hacer de él”. En ese minuto no entendí, pero al pasar de los días me di cuenta que se refería al amor y estímulo. Dios fue tan maravilloso que nos regaló 3 meses para prepararnos y poder disfrutar de mi único embarazo, era de alto riesgo por lo vieja y el líquido que milagrosamente se reabsorbió rápidamente. Nació sin ningún problema, muy sanito, somos unos agradecidos de Alonso, nos eligió y preparó su camino. Es un fresco regalón, lamento mucho que la mayoría de los especialistas no sean como mi doctor, pero también al conversar con otras mamitas, saber antes no es lo mejor para todas, cada una tiene una forma de ser distinta y Dios sabe el minuto indicado para cada una”